Es más probable que un asteroide o meteoro caiga a la Tierra que a la luna porque la gravedad más fuerte de nuestro planeta atrae basura espacial. Sin embargo, la luna tiene miles de cráteres, mientras que en la Tierra ¡solo sabemos de alrededor de 180! ¿Cómo es esto posible?

Crédito: NASA/JPL/USGS

¿Hacia dónde van todos los cráteres de la Tierra?

Tanto la Tierra como la luna han sido golpeadas innumerables veces a lo largo de sus 4.5 mil millones de años de historia. La principal diferencia entre las dos es que la Tierra tiene procesos que borran en su mayoría la evidencia de impactos pasados. Y la luna no. Prácticamente cualquier una marca realizada sobre la superficie de la luna permanecerá allí.

Tres procesos ayudan a la Tierra a mantener su superficie sin cráteres.

  1. El primero se llama erosión. La Tierra tiene clima, agua y plantas. Estos actúan en conjunto para destruir y desgastar el suelo. Con el tiempo, la erosión puede destruir un cráter hasta convertirlo en prácticamente nada.

El Lago Manicouagan, un lago en forma de anillo en Quebec, Canadá, es todo lo que queda de un cráter producido por un impacto masivo hace más de 200 millones de años. Crédito: Equipo NASA/GSFC/LaRC/JPL/MISR

¿Sabías que la luna no tiene atmósfera? Esta es la razón por la que casi no tiene erosión. Eso significa que no tiene viento, no tiene clima y, seguramente, no tiene plantas. Casi nada puede eliminar las marcas en su superficie una vez hechas.

Dato curioso: Las huellas de los astronautas que una vez caminaron sobre la luna ¡todavía están allí! y no irán a ningún lado pronto.

Se visualizaron fácilmente las huellas de los astronautas de Apollo 14 (resaltadas con color amarillo) desde una nave espacial de la NASA en órbita de alrededor de la luna en 2011. ¡Estas fueron realizadas en 1971! Crédito: NASA/LRO

  1. La segunda cosa es lo que se llama tectónica. La tectónica son procesos que hacen que la superficie de nuestro planeta forme nuevas rocas, se libere de viejas rocas y éstas se desplacen durante millones de años.

Por esta razón, la superficie de la Tierra se recicla muchas veces a lo largo de su historia. Como resultado, muy pocas rocas en la Tierra son tan viejas como las rocas en la luna. La luna no ha tenido tectónica durante miles de millones de años, demasiado tiempo para que los cráteres se formen y permanezcan ahí.

  1. El tercer proceso es el vulcanismo. Los flujos volcánicos pueden cubrir cráteres de impacto. Esta es la manera principal en que los cráteres de impacto son cubiertos en cualquier otro lugar de nuestro sistema solar, pero es menos importante que el reciclaje de la corteza aquí en la Tierra.

La luna una vez tuvo grandes flujos volcánicos en el pasado que cubrieron muchos de los impactos anteriores más grandes, pero ha estado sin vulcanismo durante aproximadamente tres mil millones de años.

Un evento que se congela en el tiempo

La luna puede atraer menos trozos de rocas espaciales que la Tierra, pero la Luna no puede hacer nada al respecto después de haber sido golpeada. Una vez que algo choca contra la luna, ese evento permanecerá en el tiempo. La Tierra, por otro lado, simplemente elimina estos cráteres de impacto y continúa con su vida.

¡No es de extrañar que haya tantos cráteres en la Luna en comparación con la Tierra!

Crédito: NASA/JPL-Caltech